Sostenibilidad y resiliencia

QUÉ ES LEVEL(S)

MARCO EUROPEO PARA EDIFICIOS SOSTENIBLES

Analizamos el marco Level(s), un marco común europeo voluntario de información para mejorar la sostenibilidad de los edificios. La UE tiene el objetivo de incorporarlo a corto plazo de manera obligatoria en edificios públicos, veamos qué implicaciones puede tener.
Publicado el 26 junio 2022

En diciembre de 2019, los países de la Unión Europea firman el Pacto Verde Europeo, cuyo principal objetivo es el de alcanzar una reducción de las emisiones del 55% en el año 2030, y emisiones netas gases efecto invernadero en 2050.

El Pacto tiene la intención de convertir a Europa en el primer continente climáticamente neutro del mundo, con propuestas que pretenden que todos los sectores de la economía estén en condiciones de hacer frente a este desafío en materia de transporte sostenible, desarrollo de industria y sistemas energéticos limpios, renovación de edificios para estilos de vida más verdes y protección de la naturaleza, del planeta y de la salud.

Tras la firma del pacto, la UE no ha cesado de lanzar leyes y marcos normativos para guiar la economía hacia un futuro circular y sostenible.

En relación al sector de la construcción y debido a la urgente necesidad de adecuación del parque edificado a esta nueva realidad, la Comisión Europea propone exigir a los Estados miembros que renueven anualmente al menos el 3 % de la superficie total de todos los edificios públicos, estableciendo un punto de referencia del 49 % de las energías renovables en los edificios para 2030 y exigiendo a los Estados miembros que aumenten el uso de energías renovables en calefacción y refrigeración en un 1,1% cada año, hasta 2030. [1]

Nuevo marco común de la UE

 

Para cumplir estos objetivos, la UE plantea la necesidad de establecer un lenguaje común sobre en relación a la construcción sostenible llevando el debate más allá de la eficiencia energética e incluyendo la evaluación del impacto de todo el ciclo de vida de un edificio.

Para ello, inician dos proyectos en paralelo: Level(s) y la Taxonomía Europea.

Taxonomía Europea

 

La Taxonomía Europea es un reglamento adoptado en junio de 2020 que establece una clasificación válida para toda la UE, un lenguaje común para determinar las actividades económicas (entre ellas la edificación) que pueden ser consideradas sostenibles y así conseguir la transición hacia una economía neutra en emisiones de carbono, resiliente y eficiente en el uso de los recursos.

Es decir, se dota al sector financiero de una definición de inversión sostenible y la describe de la siguiente manera:

 

“Una actividad ambientalmente sostenible debe realizar una aportación significativa al menos a uno de los seis objetivos perseguidos:

a) mitigación del cambio climático;

b) adaptación al cambio climático;

c) uso sostenible y protección de los recursos hídricos y marinos;

d) transición hacia una economía circular;

e) prevención y control de la contaminación;

f) protección y recuperación de la biodiversidad y los ecosistemas.

Sin perjudicar de ninguna forma a los otros cinco, siguiendo el principio de no causar un perjuicio significativo.“ [3]

 

Además, tiene que asegurar 2 objetivos mínimos: el edificio no puede destinarse a la extracción, almacenamiento, producción o transporte de combustibles fósiles y las empresas implicadas deben respetar unas garantías sociales mínimas de derechos humanos y de los trabajadores.

Estos umbrales de rendimiento se denominan «criterios técnicos de selección» y, además de identificar qué actividades ya son respetuosas con el medio ambiente, sirven también para ayudar a las empresas, promotores de proyectos y emisores a acceder a financiamiento verde para mejorar su desempeño ambiental. De este modo, se permite el desarrollo de los sectores bajos en carbono y la descarbonización de los altos en carbono.

Para evitar el fenómeno cada vez más extendido conocido como greenwashing que suele ir de la mano del avance en materia de sostenibilidad, este reglamento introduce unas obligaciones a los participantes en los mercados financieros en lo que respecta a la divulgación de información pre-contractual y a los informes periódicos posteriores, en relación con los objetivos ambientales de la actividad económica, así como una descripción de la manera y medidas orientadas a conseguir dichos objetivos ambientales.

Así, las empresas que estén obligadas a la publicación de información no financiera deberán reportar información sobre sus ingresos, gastos y activos que estén relacionados con procesos asociados a actividades económicas calificadas como sostenibles.

Este apartado se complementa con el reglamento adoptado unos meses antes, en noviembre de 2019, sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros, que especifica cuáles son estos requisitos y distingue entre empresas con buenas prácticas de gobernanza y aquellas que invierten exclusivamente en productos o servicios sostenibles. [4]

 

marco europeo proyecto levels y taxonomía europea

El proyecto Level(s)

 

El proyecto Level(s) surge de la mano de la Comisión Europea en estrecha colaboración con agentes clave como Skanska, Saint-Gobain, Sustainable Building Alliance y Green Building Council presentes en cada país.

Así, la UE se pone en contacto dos empresas privadas líderes en el sector constructor con dos organismos sin ánimo de lucro cuyo objetivo es establecer alianzas entre países – poniendo en contacto instituciones, universidades y centros de investigación y desarrollo con actores privados.

Las premisas iniciales tienen el objetivo de vincular el impacto ambiental de un edificio a las prioridades de la UE en el ámbito de la economía circular. Es importante que se trate de una herramienta accesible, por lo que se desarrollará un marco de evaluación de código abierto.

El 28 de setiembre de 2017 se inicia la fase de prueba de Level(s) que dura 2 años (2017-2019), una versión beta que a lo largo de este período es testada por profesionales en más de 130 edificios en 21 países europeos.

En 2020 se publicó una nueva metodología, más fácil de comprender, Metodología de Level(s) v2, que ya aplicaba el ciclo de vida de construcción. En enero de 2021 se publican dos informes técnicos orientativos como apoyo a esta fase de prueba sobre éxitos y posibles modificaciones.

El primer informe técnico es básicamente una introducción a Level(s) y su funcionamiento titulado User Manual 1: Introducción al marco común Level(s), desarrollado por la consultoría JRC Technical Reports. [5] Se trata de un marco teórico en el que se resuelven preguntas frecuentes como quien o para qué es necesario usar este manual y se vuelve a poner el foco en la necesidad de un lenguaje común, describiendo los principales objetivos de una forma muy gráfica y sencilla.

En la última parte del documento, titulada Thinking sustainability, se desarrollan conceptos clave para Level(s) y la UE sobre cómo impulsar un cambio en la economía que garantice la sostenibilidad y se aprovecha para ir definiendo conceptos a medida que se va reflexionando.

Las temáticas son las siguientes: ciclo de vida completo y pensamiento circular; cerrando la brecha entre el diseño y el rendimiento real del edificio; cómo conseguir una reforma sostenible; y cómo la sostenibilidad puede tener una influencia positiva en el valor de mercado de una propiedad.

El segundo informe técnico entra a dar orientaciones detalladas para hacer evaluaciones del rendimiento y se titula User Manual 2: Configuración de un proyecto para usar el marco común Level(s). [6] Básicamente se divide en dos apartados diferenciados: establecer un plan de proyecto y completar la descripción del edificio. Para el primer apartado, se facilitan tablas de planeamiento con preguntas a rellenar con la respuesta del equipo, así como cuadrículas con todos los indicadores y las distintas fases del proyecto para tener una visión del ciclo de vida y las implicaciones del entorno construido. Finalmente, la descripción del edificio se centra en 4 aspectos: ubicación y clima, tipología edificatoria y antigüedad del edificio, cómo se utilizará el edificio, y el modelo de construcción y sus características.

El marco Level(s)

 

Level(s) es por el momento un marco voluntario de información para mejorar la sostenibilidad de los edificios, pese a la problemática que supone la condición de voluntariedad. Sin embargo, en los objetivos a corto plazo se habla de incorporarlo en edificios públicos de forma obligatoria, siguiendo la lógica de los requisitos que establece la reciente regulación de edificios NZEB Nearly Zero Energy Buildings, pautando fechas límite en las que se iniciará su obligado cumplimiento.

Por lo tanto, Level(s) establece unidades comunes de medida y metodologías básicas de cálculo mediante una serie de indicadores que se inspiran y a la vez sirven de base para muchas políticas europeas respecto a la edificación, por lo que cada vez se exigirá más el cumplimiento de estos indicadores a nivel europeo y nacional.

Su objetivo es tanto público como privado, defendiendo que la colaboración entre ambos es no solo necesaria sino enriquecedora, del mismo modo que enfoca el modelo de cambio económico hacia la sostenibilidad. Los agentes pueden ser profesionales de la construcción, sistemas de evaluación de edificios, herramientas de notificación de los inversores o iniciativas del sector público.

Además, la divulgación de esta serie de indicadores permite una mejora de la comprensión de cómo afectan los edificios al medio ambiente. El tercer documento técnico, Levels User Manual 3 se publica en julio de 2021 y está dividido en un documento por cada indicador.

Cada documento proporciona un breve resumen introductorio, instrucciones paso a paso sobre cómo aplicar el indicador en los diferentes niveles y orientación de apoyo. Algunos indicadores también tienen plantillas de Excel asociadas para ayudar a calcular o registrar datos.

 

distintas fases de proyecto del marco levels

Fases de proyecto

 

El marco Levels es un procedimiento que se desarrolla por etapas para la correcta evaluación del ciclo de vida del edificio.

Para suprimir las diferencias entre el comportamiento del diseño, el comportamiento del edificio según la construcción y el comportamiento del edificio ocupado, los usuarios pueden informar sobre los indicadores en distintas fases de un proyecto:

 

– fase de diseño: los indicadores en esta fase de anteproyecto se basan en los cálculos previos de comportamiento del edificio, es decir en una hipótesis que permite adaptar la geometría y elegir materiales en función de sus especificaciones. Se trata de un análisis sobre todo a nivel cualitativo.

– fase de ejecución: el cálculo del comportamiento en esta fase empieza a ser más preciso y aplica correcciones al anterior ya que se basa en los planos según la construcción, es decir el set de planos que se redibuja una vez terminada la obra para compararlos con los planos originales, pudiendo modificarse ligeramente la geometría o calculando las prestaciones reales de ciertos materiales. Por lo tanto, en esta fase ya es posible cuantificar el comportamiento del diseño del edificio mediante las unidades de medida comunes y los métodos de cálculo de referencia que establece el marco Level(s).

– fase de ocupación: a lo largo de la fase de ocupación, es decir el único período de la vida útil del edificio en el que sirve para el uso para el que fue concebido, resulta imprescindible tener la cuenta del consumo y rendimiento para calibrar el comportamiento real en función de las épocas climáticas, siendo éste un periodo de muestreo. Así, se procede a la recogida de datos para monitorizar el comportamiento real del proyecto de edificación.

– fase posterior a la ocupación: una vez finalizado el período de uso, con todos los datos recogidos a lo largo de los años es posible desarrollar una base de comportamiento medido en la que se tendrá en cuenta el factor tiempo, mantenimiento, flujo de ocupantes, etc.

 

Indicadores de rendimiento del marco Level(s)

 

Cada uno de los indicadores se ha concebido para vincular el impacto de un edificio con las prioridades de sostenibilidad de la Unión Europea.

Se trata de 16 criterios agrupados dentro de 6 macrobjetivos que hacen hincapié en el comportamiento medioambiental, la salud y el bienestar, el coste y el valor durante el ciclo de vida, y riesgos potenciales para el comportamiento futuro. Estos objetivos se pueden agrupar a su vez dentro de 3 áreas temáticas.

Área temática: Comportamiento medioambiental a lo largo del ciclo de vida

  1. Emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del ciclo de vida del edificio
  2. Ciclos de vida de los materiales que sean circulares y eficientes desde el punto de vista de los recursos
  3. Uso eficiente de los recursos hídricos

 

Área temática: Salud y confort

  1. Espacios sanos y confortables

 

Área temática: Coste, valor y riesgo

  1. Adaptación y resiliencia al cambio climático
  2. Coste y valor del ciclo de vida completo del edificio

Para cada indicador es posible un planteamiento “gradual”, que permite a los usuarios pasar de unos métodos de cálculo a nivel de base hasta un análisis del ciclo de vida (ACV) completo.

 

1. Emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del ciclo de vida del edificio

1.1. Eficiencia energética en fase de uso [7]

1.2. Potencial de calentamiento global (GWP) del ciclo de vida [8]

 

2. Ciclos de vida de los materiales que sean circulares y eficientes desde el punto de vista de los recursos

2.1. Lista de cantidades, materiales y vidas útiles [9]

2.2. Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y materiales [10]

2.3. Diseño para la adaptabilidad y la renovación [11]

2.4. Calculadora

 

3. Uso eficiente de los recursos hídricos

3.1. Consumo de agua en fase de uso [12]

 

4. Espacios sanos y confortables

4.1. Calidad del aire interior [13]

4.2. Tiempo fuera del rango de confort térmico [14]

4.3. Iluminación y confort visual [15]

4.4. Acústica y protección contra el ruido [16]

 

5. Adaptación y resiliencia al cambio climático

5.1. Protección de la salud de los ocupantes y del confort térmico [17]

5.2. Mayor riesgo de fenómenos meteorológicos extremos [18]

5.3. Drenaje sostenible [19]

 

6. Coste y valor del ciclo de vida completo del edificio

6.1. Costos del ciclo de vida [20]

6.2. Creación de valor y riesgo de exposición [21]

1. Emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del ciclo de vida del edificio

 

En este apartado, que se relaciona con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 7 que habla de garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible, moderna y sobre todo no contaminante, se engloban dos indicadores: la eficiencia energética en fase de uso y el potencial de calentamiento global del ciclo de vida del edificio.

El análisis del ciclo de vida (ACV) es un método para calcular el impacto ambiental de un producto durante todas sus fases de vida. Un análisis del ciclo de vida de un edificio normalmente implica evaluar todo su ciclo de vida, es decir, todas sus fases: suministro de materias primas, fabricación de productos de construcción, proceso de construcción, uso, demolición y reciclado de materiales.

El Acuerdo de París pone de manifiesto la importancia de evaluar el impacto ambiental y reducir las actividades que contribuyen al calentamiento global más activamente. Para calcular estos efectos en el sector de la construcción, el método más eficaz es el análisis del ciclo de vida (ACV) porque tiene en cuenta múltiples criterios y todo el impacto ambiental durante toda la vida de un producto o edificio.

 

1.1. Eficiencia energética en fase de uso [7]

 

La guía empieza haciendo un resumen de definiciones imprescindibles para entender el comportamiento energético del edificio, entre ellas la de Nearly zero-energy building:

 

“Significa, según la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios, un edificio que tiene un desempeño energético muy alto. La cantidad de energía requerida casi nula o muy baja debe ser cubierta en una medida muy significativa por la energía de fuentes renovables, incluida la energía de fuentes renovables producida en el sitio o cerca.”

 

Para medir el rendimiento energético del edificio, la guía de este indicador se remonta a la fase de diseño y a los aspectos que se deben tener en cuenta siguiendo los principios de la arquitectura bioclimática para adaptar la construcción a su entorno. Además, habla de incorporar el concepto de renovación, materiales de construcción de alta calidad y sistemas inteligentes de monitoreo y control. El cálculo de consumo energético tendrá en cuenta la energía necesaria para calentar y enfriar espacios, suministrar agua caliente, iluminar espacios y hacer funcionar los sistemas técnicos del edificio, así como la energía que se exporte desde el edificio, si es el caso.

Establece una lista de verificación de los aspectos de rendimiento, con aspectos mínimos de las características térmicas a tener en cuenta:

– Las siguientes características térmicas reales del edificio, incluidas sus particiones internas: capacidad térmica; aislamiento; calentamiento pasivo; elementos de refrigeración; y puentes térmicos.

– Instalación de calefacción y suministro de agua caliente, incluidas sus características de aislamiento

– Instalaciones de aire acondicionado

– Ventilación natural y mecánica que puede incluir estanqueidad al aire

– Instalación de iluminación empotrada (principalmente en el sector no residencial)

– El diseño, ubicación y orientación del edificio, incluido el clima exterior

– Sistemas solares pasivos y protección solar

– Condiciones climáticas interiores, incluido el clima interior diseñado

– Cargas internas

1.2. Potencial de calentamiento global (GWP) del ciclo de vida [8]

 

Este indicador pretende cuantificar las contribuciones del potencial de calentamiento global de un edificio a lo largo de su ciclo de vida, desde la «cuna» (la extracción de las materias primas que se utilizan en la construcción del edificio) hasta la «tumba» (la deconstrucción del edificio y la forma de tratar sus materiales de construcción, es decir, la recuperación, la reutilización, el reciclaje y la eliminación).

El pensamiento «de la cuna a la tumba» permite soluciones de diseño de edificios que buscan el equilibrio óptimo entre el carbono incorporado de los materiales de construcción y las emisiones de carbono en la fase de uso. Un paso más allá es aplicar los principios de la economía circular en arquitectura con el pensamiento “de la cuna a la cuna”, entendiendo un edificio como un depósito de recursos intensivos en carbono durante muchas décadas y explorando diseños que faciliten la futura reutilización y el reciclaje al final de la vida útil del edificio – lo que denominan en la guía “diseño para la deconstrucción”.

Así, el indicador facilita una herramienta de cálculo que mide las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas al edificio en las diferentes etapas de su ciclo de vida. Este concepto a veces se denomina evaluación de la huella de carbono o medición del carbono a lo largo de toda la vida.

Al igual que en el indicador anterior, se establece una lista de comprobación de los conceptos relevantes de diseño que tiene en cuenta los siguientes aspectos, poniendo el foco en un buen diseño previo antes que un mero cálculo:

– Forma eficiente del edificio forma: Minimizar la relación entre la superficie y el volumen de un edificio y de las unidades residenciales individuales, así como su altura, para mejorar la eficiencia de los materiales y minimizar el uso de energía.

– Construcción optimizada de NZEB: Considerar la posible compensación entre la reducción de las emisiones de CO2 en la fase de uso para alcanzar los niveles de rendimiento NZEB y las emisiones de CO2 de energía incorporada asociadas a la fabricación de sistemas de aislamiento, fachada y paredes de mayor rendimiento, ventanas, masa térmica estructural y tecnologías de energía renovable.

– Utilización optimizada de los materiales y valor circular: Considerar la posibilidad de reutilizar la estructura de un edificio existente o de optimizar el diseño estructural de un edificio nuevo para minimizar el uso de materiales. Considerar las opciones para minimizar o incluso diseñar los residuos generados durante la fabricación del producto, la construcción in situ con el fin de optimizar la utilización de los materiales en una obra.

– Prolongar la vida útil de los edificios y los componentes: Considerar las opciones para prolongar la vida útil de los componentes significativos del edificio y minimizar el número de ciclos de sustitución y renovación.

– Diseño para la adaptabilidad: Considerar el potencial del diseño del edificio para adaptarse y ser flexible a las necesidades cambiantes del mercado y de los ocupantes en el futuro, con el fin de prolongar la vida útil del edificio, incluyendo su estructura y elementos principales.

– Diseño para la deconstrucción: Considerar cómo el diseño del edificio y los registros de información sobre el banco de materiales del edificio pueden facilitar la futura deconstrucción al final de la vida útil del mismo con el fin de recuperar materiales para su reutilización y reciclaje.

 

indicadores marco europeo levels para edificios sostenibles

2. Ciclos de vida de los materiales que sean circulares y eficientes desde el punto de vista de los recursos

 

Pese a que vamos viendo como todos los macrobjetivos, indicadores y objetivos de desarrollo sostenible se relacionan mucho entre ellos y se hace patente la necesidad de utilizar materiales circulares con mínimo carbono incorporado, este apartado pone el foco en el ciclo de vida de los materiales y el ODS 12, que aboga por garantizar las modalidades de producción sostenible y consumo responsables.

Para facilitar la comprensión de este objetivo en relación al ciclo de vida de los materiales de construcción, la guía lo divide en 4 indicadores o subapartados: lista de cantidades, materiales y vidas útiles; residuos de Construcción y Demolición (RCD) y materiales; diseño para la adaptabilidad y la renovación; y una plantilla de  Excel para los cálculos correspondientes.

 

2.1. Lista de cantidades, materiales y vidas útiles [9]

 

El primer indicador “Lista de cantidades, materiales y vidas útiles” establece una lista de verificación con 6 conceptos de diseño que se desarrollan a lo largo del documento:

– Considerar la forma del edificio sobre la eficiencia material inherente de la estructura.

–  Para un diseño estructural dado, considerar el alcance para optimizar la eficiencia del material.

– Considerar las ventajas y desventajas potenciales de las opciones de diseño eficientes en materiales.

– Componentes y sistemas de construcción duraderos y reparables.

– Uso óptimo de los materiales de equipamiento.

– Incorporación de materiales reciclados.

Así, se muestran tablas de comparación entre la eficiencia de los materiales más comunes (ladrillo, cemento de mortero y hormigón) según el formato de vivienda (aislada, adosada o en bloque), gráficas que relacionan el aumento exponencial de la cantidad de acero estructural y el carbono incorporado de los materiales de construcción en relación al aumento de la altura de un edificio, vidas útiles medias para cada material…

 

2.2. Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y materiales [10]

 

El segundo indicador pone el foco en los “Residuos de Construcción y Demolición (RCD) y materiales” con los siguientes conceptos de diseño para la checklist:

– Establecimiento de objetivos relevantes o indicadores clave de rendimiento.

– La influencia del tipo de proyecto en la generación y gestión de RCD.

– Auditoría previa a la demolición (si se realizan actividades de demolición).

– Buena práctica de construcción.

– Esquema del Plan de Gestión de Residuos.

– Principios de “Edificios como bancos de materiales”.

Provee información muy interesante sobre posibles mercados finales para la reutilización o el reciclaje de materiales recuperados, con hasta tres alternativas para su reúso, reciclado o recuperación. Además, nombra diversos ejemplos de software de trazabilidad de residuos de construcción y demolición como el proyecto Belga Tracimat, que ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea.

 

2.3. Diseño para la adaptabilidad y la renovación [11]

 

El tercer indicador sobre adaptabilidad y renovación habla en términos de cambios de uso, haciendo hincapié en la necesidad de plantear desde un inicio las necesidades actuales y futuras de los ocupantes, el cambio de la demanda futura en el mercado inmobiliario y los cambios de vida en el caso de una propiedad residencial.

 

indicadores marco europeo para edificios sostenibles

3. Uso eficiente de los recursos hídricos

 

El tercer macroobjetivo engloba un único indicador, que hace referencia a la necesidad de uso eficiente de los recursos hídricos, en total relación con el Objetivo del Desarrollo Sostenible número 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

Este ODS plantea aumentar considerablemente, de ahora al año 2030, el uso eficiente de recursos hídricos en todos los sectores para asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir el número de personas que sufren falta de agua.

A nivel español, el mayor vacío normativo lo encontramos en el agua. Pese a que en España existe tanto legislación titulada Ley del Aguas [22] como estrategias como el Plan DSEAR, Plan Nacional de depuración, saneamiento, eficiencia, ahorro y reutilización [23], ninguna hace referencia directa a la edificación. Incluso la normativa propia del Código Técnico de la Edificación Documento Básico de Salubridad sobre Suministro de Aguas, CTE-DB HS4, es insuficiente para los indicadores de Level(s). [24]

 

3.1. Consumo de agua en fase de uso [12]

 

Este indicador establece la siguiente lista de verificación con 5 conceptos de diseño que se desarrollan a lo largo del documento:

– Considerar cómo reducir la demanda de agua de los sanitarios.

– Comprender la escasez de agua en el contexto de la ubicación del edificio.

– Considerar la recolección de agua de lluvia y la reutilización de aguas grises.

– Considerar la incorporación de vegetación en las superficies del edificio.

– Posibles planes de medición.

Define índices como el Water Exploitation Index (WEI+) que calcula el caudal de extracción del recurso en relación al uso de recursos hídricos renovables y pone de relieve la importancia del aprovechamiento de aguas pluviales y reaprovechamiento de aguas grises, ambas asociadas a tratamientos y necesidad de cálculo volumétrico de demanda y oferta.

En todo momento, alerta de la importancia relativa de la escasez regional de agua, afirmando que, si bien mejorar la eficiencia del agua de los edificios a través de opciones de diseño es importante en todos los casos por los beneficios ambientales que puede brindar, es aún más importante en áreas que sufren escasez de agua continua o estacional.

Además, en relación a las superficies verdes del edificio establece criterios de elección de especies vegetales y sistemas de irrigación eficientes, de la mano de las ventajas que ofrece la presencia de tales áreas ajardinadas.

 

indicadores marco europeo para edificios sostenibles

4. Espacios sanos y confortables

 

Si nos fijamos en la ponderación de indicadores por cada macrobjetivo, podemos ver que la certificación da una mayor relevancia a los objetivos 2 y 4, es decir que pone el foco en el ciclo de vida de los materiales y su eficiencia y la calidad de los espacios en relación a la salud de sus usuarios. De manera similar, el tercer de los Objetivos de Desarrollo Sostenible también pone el foco en la Salud, garantizando una vida sana y promoviendo el bienestar para todos en todas las edades.

Argumenta además que las emergencias sanitarias, como la derivada de la COVID-19, suponen un riesgo mundial y han demostrado que la preparación es vital, ya que las grandes diferencias relativas a las capacidades de los países para lidiar con la crisis sanitaria provienen en gran parte de la importancia que se le ha dado a este aspecto a nivel preventivo.

Así, el objetivo se divide en 4 indicadores: la calidad del aire interior, el tiempo fuera del rango de confort térmico, la iluminación y confort visual y la acústica y protección contra el ruido.

 

4.1. Calidad del aire interior [13]

 

El primer indicador sobre la calidad del ambiente interior a nivel de normativa española está extensamente recogido en la normativa del Código Técnico de la Edificación Documento Básico de Salubridad en los apartados 3 y 6, referentes a la Calidad del aire interior y la Protección frente a la exposición al radón. [24]

Este indicador es importante ya que se producen 1.800 muertes al año en Europa debidas a una CAI deficiente según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Se ha convertido en una importante cuestión de salud pública ya que existen numerosas fuentes potenciales de agentes contaminantes dentro de los edificios: materiales de construcción, productos de decoración, mantenimiento y mobiliario.

A la hora de medir la calidad del aire interior, se debe tener en cuenta el comportamiento en diferentes fases del proyecto, con motivo de las complejas relaciones entre causa y efecto que inciden en los parámetros de aire interior que se deben cuantificar.

La certificación Level(s) considera los siguientes conceptos de diseño para verificar la calidad del aire interior:

– Tener en cuenta los patrones de uso y los niveles de expectativa de los ocupantes para calidad del aire interior.

– Control de fuentes de contaminantes del aire y consideraciones relacionadas.

– Estrategia de ventilación preferida (en el contexto del uso planificado de diferentes zonas de construcción).

– Sistema de control para ventilación.

Describe en detalle la necesidad de mantener un ambiente con bajas emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV) mediante tablas límite para las distintas sustancias. Las principales fuentes de COV en el aire interior son las emisiones continuas de bajo nivel de los materiales de construcción y los picos intermitentes del uso de productos químicos (más habitualmente para la limpieza de superficies). El primero de la lista y por tanto considerado el más peligroso es el formaldehido, que está presente en numerosos materiales de acabado como pinturas y barnices. Recomienda pues la medición y monitorización de las concentraciones de contaminantes interiores.

Además, alerta de la peligrosidad de los contaminantes exteriores como el radón, las partículas en suspensión y el benceno. En este caso, como se trata de contaminación proveniente del exterior, en función de la calidad de este ambiente según el índice europeo de la calidad del aire, se plantean distintas estrategias de ventilación que tienen en cuenta la necesidad de filtrado del aire exterior.

 

4.2. Tiempo fuera del rango de confort térmico [14]

 

El Confort térmico cuenta con reglamentación propia española en el RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios [25]

La certificación Level(s) considera los siguientes conceptos de diseño para minimizar el tiempo fuera del rango de confort térmico:

 

– Diseño de edificios para resiliencia térmica inherente.

Para el diseño de edificios con resiliencia térmica recomienda el empleo de estructuras de edificios térmicamente masivas que aprovechen la inercia intrínseca de los materiales para permitir retrasar los cambios de temperatura, moderando así las condiciones de confort interno. En relación a la envolvente y fachada, recomienda seleccionar materiales por su efecto de reflectancia solar y su resistencia térmica, reduciendo así la absorción y transmisión de la radiación solar al interior del edificio. Además, pone especial atención al diseño de vías de entrada de aire fresco al edificio a través de espacios exteriores sombreados o sistemas subterráneos para minimizar su temperatura.

 

– Factores que pueden provocar molestias térmicas interiores localizadas.

Estos factores a evitar son las diferencias verticales de temperatura del aire, la temperatura del suelo, la asimetría de temperatura radiante y los distintos niveles de actividad de los ocupantes.

 

– Los beneficios de sombreado y microclima de las soluciones basadas en la naturaleza.

En este punto, el documento explica la importancia de la presencia de vegetación en los edificios, como las cubiertas vegetales, o dentro de los edificios, como plantas, ya que proporcionan sombra y modera las temperaturas del aire exterior y de la superficie alrededor del edificio. Además, el uso de suelo permeable en lugar de una superficie dura alrededor del edificio ayuda a moderar las temperaturas externas.

A continuación, desarrolla un sistema de cálculo denominado “factor verde” que puntúa cómo afecta la función de sombreado y enfriamiento de la vegetación y el suelo en el diseño de un edificio. Este factor puede usarse como un indicador de los servicios ecosistémicos proporcionados por la infraestructura verde.

 

indicadores marco europeo edificios sostenibles

 

4.3. Iluminación y confort visual [15]

 

Este apartado resulta importante en el ámbito español puesto que el concepto de confort lumínico no cuenta con desarrollo normativo propio ni está presente prácticamente en el resto de normativas.

En la certificación Level(s) tiene un gran desarrollo, considerando los siguientes conceptos de diseño que incluyen métricas para cuantificar las intensidades y umbrales mínimos y máximos.

 

– Luz del día: maximizar su contribución útil.

Existen algunos métodos para comprender la cantidad de luz natural que puede incidir en un edificio.

El «factor de luz diurna» es la métrica tradicional, que compara el nivel de iluminancia de la luz del día en un campo sin obstrucciones con el de la iluminancia en un punto definido dentro de la habitación. Aunque el factor de luz natural es una métrica útil, no logra caracterizar el edificio sobre las condiciones climáticas anuales. Por eso recomienda simular dinámicamente la penetración de la luz del día en un edificio con datos del año meteorológico típico representativo de la ubicación del edificio.

El documento habla de considerar también la vista como parte de la calidad de la luz del día. Teniendo en cuenta el concepto de biofilia, es decir la necesidad del ser humano de establecer una relación con la naturaleza, explica cómo el usuario aprecia una vista al aire libre, incluido el paisaje, el cielo y otros alrededores exteriores.

 

– Luz del día: minimizando su impacto negativo.

Los impactos negativos potenciales de la luz diurna son el deslumbramiento, el sobrecalentamiento debido a las ganancias térmicas solares excesivas y el aumento posterior de los costos de energía de refrigeración. Estos se pueden considerar durante la etapa de diseño conceptual, ya que nuevamente se ven afectados por la orientación, el volumen y el acristalamiento del edificio.

 

– Niveles y distribución de la luz para el confort visual.

El objetivo de la instalación de alumbrado eléctrico es sustituir completamente, o complementar y potenciar la aportación de luz natural al espacio, asegurando que la luz se distribuya en cantidad y calidad suficiente. Las principales métricas de cantidad y calidad a tomar en consideración son: los niveles de luz, la distribución de la luz y la representación del contraste.

En este apartado, el documento hace un apunte sobre la iluminación circadiana, es decir el ciclo diario de sueño/vigilia del cuerpo humano, y cómo puede influir en nuestra salud. Las propiedades espectrales, la intensidad, la distribución y el tiempo de suministro de luz son factores que desempeñan un papel importante en la estimulación o supresión del sistema circadiano natural del cuerpo. Es por eso que resulta importante desarrollar un diseño que incluya la denominada iluminación circadiana o integradora, para la que se han desarrollado múltiples métricas nuevas.

 

– Control optimizado y personalizado para el confort visual.

La cantidad, distribución y calidades espectrales de iluminación deben responder a las necesidades individuales de los ocupantes en función de las tareas que se están realizando, la agudeza visual y las preferencias de los individuos. Tradicionalmente, el diseño de iluminación ha intentado acomodar esto previendo el peor de los casos, lo que inevitablemente conduce a niveles de luz innecesariamente altos y el aumento del consumo de energía, por lo que se debe proporcione la luz correcta, en la cantidad correcta, en el momento correcto y en el lugar correcto.

 

– Calidad de la fuente de luz para fuentes de luz eléctricas.

La calidad de la fuente de luz depende de la lámpara o luminaria en la que se instalen las fuentes de luz y su salida espectral, que está relacionada también con la temperatura de color.

 

4.4. Acústica y protección contra el ruido [16]

 

En la normativa española, la reglamentación sobre Protección frente al ruido está recogida en el Código Técnico de la Edificación Documento Básico de Protección frente al ruido (CTE-DB HR). [26]

La certificación Level(s) considera los siguientes conceptos de diseño para garantizar el confort acústico de los usuarios.

– Minimizar el ruido ambiental proveniente de tráfico e industria.

– Aislamiento acústico para evitar las molestias de ruido aéreo y de impacto.

– Ampliación de los criterios de desempeño hacia frecuencias más bajas.

– Acústica de la sala y ruido ambiental de la actividad humana, minimizando el tiempo de reverberación mediante el aumento del área de absorción sonora.

– Optimización de la acústica de la sala en oficinas de planta abierta.

 

indicadores marco europeo para edificio sostenibles

5. Adaptación y resiliencia al cambio climático

 

Tomar consciencia sobre la afectación del cambio climático en todos los países de todos los continentes tal vez no resulta fácil, pero sí necesario. Implica asumir la incertidumbre de un escenario desconocido, entendiendo que 2019 fue el segundo año más caluroso de todos los tiempos y que ésta no es más que una evidencia de que los sistemas meteorológicos están cambiando, los niveles del mar están subiendo y los fenómenos meteorológicos son cada vez más extremos.

Por eso, uno de los 6 macrobjetivos engloba la necesidad de adaptación de nuestro parque edificatorio, de la mano del ODS 13sobre Acción por el clima que, reconociendo este mismo fenómeno, aboga por adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, con el fin de salvar vidas y medios de subsistencia.

 

5.1. Protección de la salud de los ocupantes y del confort térmico [17]

 

El primer indicador hace referencia a la necesidad de protección de la salud de los ocupantes y del confort térmico, que propone garantizar mediante los conceptos de diseño siguientes: identificar y evaluar los factores de riesgo, diseñar para condiciones térmicas confortables, tener en cuenta las condiciones específicas del sitio y tener en cuenta las condiciones específicas de la reforma.

 

5.2. Mayor riesgo de fenómenos meteorológicos extremos [18]

 

El segundo indicador trata el escenario de mayor riesgo de fenómenos meteorológicos extremos, por lo que será necesario: preparar el terreno para la adaptación, evaluar los riesgos potenciales y las vulnerabilidades a los fenómenos meteorológicos extremos en la región y en la parcela de construcción específica, identificar las posibles acciones de adaptación y evaluar los costos y beneficios de las acciones de adaptación.

Para ello, la Agencia Europea de Medio Ambiente ha desarrollado un visor de mapas de toda Europa con indicadores de vulnerabilidades de las distintas regiones al calor, inundaciones fluviales, inundaciones costeras, inundaciones pluviales, sequías, incendios forestales y otras métricas no estrictamente relacionadas con este indicador de Level(s) pero no por ello menos importantes: escasez de agua, enfermedades y vulnerabilidad social.

 

5.3. Drenaje sostenible [19]

 

Viendo que hay tan elevado riesgo de inundaciones por distintas causas como el aumento del nivel del mar o el riesgo de tormentas, el tercer indicador pone el foco en el drenaje sostenible. Para ello, propone familiarizar al equipo de diseño con sistemas de drenaje sostenibles, evaluar el riesgo de inundación del sitio y los costos y beneficios del drenaje sostenible.

Los beneficios son los siguientes:

– La cantidad de agua, mediante el control de la cantidad de escorrentía para apoyar la gestión del riesgo de inundaciones y mantener y proteger el ciclo natural del agua.

– La calidad del agua, gestionando la calidad de la escorrentía para evitar la contaminación.

– La comodidad, creando y manteniendo mejores lugares para las personas.

– La biodiversidad, creando y manteniendo mejores lugares para la naturaleza.

Para ello, existen diversos sistemas de drenaje sostenible:

– Sistemas de captación de agua de lluvia: componentes que capturan el agua de lluvia y facilitan su uso dentro del edificio o entorno local.

– Sistemas de revestimiento permeable: superficies estructurales que permiten la penetración del agua, reduciendo así la proporción de escorrentía que se transporta al sistema de drenaje, como por ejemplo las cubiertas vegetales o el pavimento permeable. Muchos de estos sistemas también incluyen almacenamiento y tratamiento subterráneos.

– Sistemas de infiltración: componentes que facilitan la infiltración del agua en el suelo. Estos a menudo incluyen zonas de almacenamiento temporal para acomodar los volúmenes de escorrentía antes de su liberación lenta al suelo.

– Sistemas de transporte: componentes que transportan flujos a sistemas de almacenamiento aguas abajo. Siempre que sea posible, estos sistemas también proporcionan control y tratamiento de flujo y volumen, como por ejemplo las cunetas.

– Sistemas de almacenamiento: componentes que controlan los flujos y, cuando sea posible, los volúmenes de escorrentía que se descargan del sitio, almacenando agua y liberándola lentamente en un proceso que se conoce como atenuación.

– Sistemas de tratamiento: componentes que eliminan o facilitan la degradación de los contaminantes presentes en la escorrentía.

 

6. Coste y valor del ciclo de vida completo del edificio

 

Cuando se habla de Ciudades y comunidades sostenibles, como en el caso del ODS 11, se hace referencia también a la inclusividad de estas comunidades a través de su accesibilidad y asequibilidad, además de seguridad y resiliencia.

El análisis de los costes durante el ciclo de vida (CCV) es una metodología para comparar el coste total de un producto, una estructura o un sistema durante todo su ciclo de vida. El CCV proporciona una medida del comportamiento económico a largo plazo de un edificio teniendo en cuenta todas las fases de su vida. Incluye diversos tipos de costes: costes iniciales de capital, de mantenimiento, reparación y explotación, de rehabilitación y adaptación y, por último, de demolición y eliminación. También puede incluir externalidades medioambientales.

El CCV se puede emplear para optimizar el valor y el coste de todo el ciclo de vida de un edificio. También puede contribuir con el ahorro en el consumo de recursos (energía, agua, combustible), así como con la reducción de los costes de mantenimiento, sustitución y eliminación. El CCV lleva a una situación favorable para todas las partes implicadas en que el edificio supone menos cargas y ofrece un comportamiento socioambiental mejor.

 

6.1. Costos del ciclo de vida [20]

 

Es por eso que el primer indicador pone el foco en los costes a través de un método de cálculo que se basa en estimaciones de costos elementales, es decir que el costo de la tierra y la mano de obra no están incluidos.

Los costos se clasifican de la siguiente manera: costos de capital inicial, relacionados con la construcción del edificio; costos anuales de funcionamiento, costos proyectados asociados a la operación del edificio; y costos de capital anuales y periódicos, costos proyectados asociados con el mantenimiento, reparación o reemplazo de elementos y componentes de construcción.

El documento especifica la metodología de cálculo que se utilizará, los supuestos que se utilizarán con el fin de modelar, los requisitos y fuentes de datos, la calidad y representatividad de los datos de costos utilizados y la realización de planes y proyecciones de mantenimiento, reparación y reemplazo.

 

6.2. Creación de valor y riesgo de exposición [21]

 

El segundo indicador está diseñado para medir y rastrear la influencia positiva de un mejor desempeño de sustentabilidad en la valoración financiera de una propiedad o una calificación de riesgo financiero. Así, fomenta la integración de los aspectos de sostenibilidad en los procesos de evaluación de valor de mercado y calificación de riesgo y garantiza que esto se haga de la manera más informada y transparente posible.

Esto comienza a enfatizar el vínculo que potencialmente se puede establecer entre las posibles áreas de influencia en el valor resaltadas por este indicador y los resultados y datos obtenidos del uso de los indicadores Level(s) para corroborar el desempeño.

 

Plan de trabajo para acciones futuras

 

A modo de conclusión, destacar la siguiente reflexión sobre el papel futuro del marco con la que Comisión Europea termina su Report sobre la certificación Level(s) y su Actuación sobre el impacto TOTAL del sector de la construcción:

“Podemos considerar Level(s) como un hijo prometedor y las partes interesadas que lo crearon como su familia extensa. Su madre quiere que sea médico, su padre, deportista, y existe el riesgo de abrumarlo si todo el mundo le pide que sea algo distinto, todo a la vez: adecuado para pymes, acorde con los códigos de edificación locales y así sucesivamente. Este niño tiene mucho potencial, pero también un largo camino por recorrer. Debemos asegurarnos de permitirle que se desarrolle paso a paso. Para empezar, tenemos que garantizar que el sector lo adopte. Y después, ¿qué? Debería contribuir al diseño de políticas. ¿Cuáles son las prioridades “educativas” futuras para que este niño se convierta en un líder en el futuro?

La Comisión Europea está empezando a colaborar con la comunidad de partes interesadas con el fin de definir un plan claro de trabajo para acciones futuras destinadas a contribuir a la generalización de la construcción sostenible y la evaluación del ciclo de vida. Estas acciones iniciales recomendadas se basan, en su mayor parte, en cosas que ya existen, pero todavía no se aplican a gran escala. Le invitamos a colaborar con nosotros en este plan de trabajo, identificando desafíos y soluciones y asumiendo su papel en este viaje hacia un entorno construido sostenible para Europa.” [27]

 

 

La directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la eficiencia energética de los edificios de diciembre de 2021, todavía pendiente de aprovación definitiva, ya dicta que: «El potencial de calentamiento global (PCG) a lo largo del ciclo de vida de los edificios deberá calcularse a partir de 2030 de conformidad con el marco Level(s), para informar así sobre las emisiones a lo largo del ciclo de vida completo de las nuevas construcciones. Las emisiones del ciclo de vida completo son especialmente importantes para los edificios grandes, por lo que la obligación de calcular esas emisiones se aplica a los edificios grandes (con una superficie útil superior a los 2000 m2) ya a partir de 2027.» [28]

El programa LIFE Level(s)

 

Para una mayor difusión, la Unión Europea financia el proyecto LIFE Level(s), con una duración de 2019 a 2022, que tiene como fin generalizar la edificación sostenible en Europa mediante una mayor concienciación y un uso más extendido de los indicadores que se especifican en el marco Level(s).

El proyecto consta de 5 pasos:

– Sincronización de los principales mecanismos europeos de certificación de edificios verdes con Level(s) para asegurar que comparten enfoque y se generan datos más comparables sobre su comportamiento durante el ciclo de vida.

– Identificación de requisitos administrativos y de datos necesarios para respaldar Level(s) en toda Europa.

– Colaboración con la administración para sincronizar los criterios de contratación pública verde con Level(s).

– Desarrollo de las capacidades de los grupos de interés en toda la cadena de valor del sector para aplicar los indicadores.

– Concienciación en todo el sector y en la administración acerca de la necesidad de Level(s) y de un marco común sobre el enfoque hacia el ciclo de vida a la hora de abordar el riesgo climático, social y medioambiental.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Delivering the European Green Deal European Commission, 2019
  2. Market study for a voluntary common European Union certification scheme for the energy performance of non-residential buildings European Commission and Triple, 2014
  3. Taxonomy: Final report EU Technical Expert Group on Sustainable Finance, 2020
  4. Reglamento sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros Boletín Oficial del Estado, 2019
  5. Level(s) User Manual 1: Introduction to the Level(s) common framework European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  6. Level(s) User manual 2: Setting up a project to use the Level(s) common framework European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  7. Level(s) indicator 1.1: Use stage energy performance European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  8. Level(s) indicator 1.2: Life cycle Global Warming Potential (GWP) European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  9. Level(s) indicator 2.2: Construction and Demolition waste and materials European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  10. Level(s) indicator 2.3: Design for adaptability and renovation European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  11. Level(s) indicator 3.1: Use stage water consumption European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  12. Level(s) indicator 4.1: Indoor air quality European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  13. Level(s) indicator 4.2: Time outside of thermal comfort range European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  14. Level(s) indicator 4.3: Lighting and Visual Comfort European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  15. Level(s) indicator 4.4: Acoustics and protection against noise European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  16. Level(s) indicator 5.1: Protection of occupier health and thermal comfort European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  17. Level(s) indicator 5.2: Increased risk of extreme weather events European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  18. Level(s) indicator 5.3: Sustainable drainage European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  19. Level(s) indicator 6.1: Life cycle costs European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  20. Level(s) indicator 6.2: Value creation and risk exposure European Comission and JRC Technical Reports, 2021
  21. Ley de Aguas Boletín Oficial del Estado, 2001
  22. Plan DSEAR Boletín Oficial del Estado, 2021
  23. Documento Básico de Salubridad Código Técnico de la Edificación, 2019
  24. Documento Básico de Protección frente al ruido Código Técnico de la Edificación, 2019
  25. Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios Código Técnico de la Edificación, 2007
  26. LEVEL(S) Actuación sobre el impacto TOTAL del sector de la construcción European Commission, 2019
  27. LIFE Level(s) Guía de buenas prácticas Green Building Council, 2022
  28. Parlamento Europeo Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios, 2021