REHABILITACIÓN DE UNA CASA DE PIEDRA Y CAL DEL S.XVII

Casa en Vilassar de Dalt

Casa en Vilassar de Dalt

Vivir en una casa construida de piedra y cal puede parecer un lujo inaccesible hoy en día, pero la realidad es que la mayoría de viviendas construidas antes del S.XX en nuestro país estan construidas con este sistema de la arquitectura vernácula mediterránea, que como decimos a nuestros clientes “es oro”.

 

Se trata de un sistema que de partida es tremendamente efectivo a nivel de gestión higrotérmica tanto en verano como en invierno pero que si además, actualizamos con los conocimientos técnicos actuales incorporando un elevado aislamiento y estanqueidad, podemos conseguir espacios de vida eficientes, saludables y con una elevada calidad ambiental aprovechando estructuras de muros existentes y reduciendo el consumo de nuevos recursos planetarios.

Así empieza la historia de este proyecto en una ubicación excepcional en el Maresme, Vilassar de Dalt, una población de varios siglos de historia ubicada a unos cientos de metros del mar Mediterráneo con un casco antiguo de pequeñas adosadas de piedra y una vida comunitaria envidiable que sin duda lo ha posicionado como uno de los lugares más cotizados donde vivir en nuestro país.

La familia propietaria de esta vivienda tenía muy claro los requisitos de calidad de vida que buscaban: un lugar bien conectado con el centro urbano con acceso a comercios y transporte y desde donde poder ir caminando a la escuela de los niños, con algún espacio de salida al exterior y que se construyese con elevados estándares de calidad de vida y salud.

La construcción que adquieren con el objetivo de llevar a cabo una reforma integral se encuentra en estado de ruina pero dispone de unos excepcionales muros de argamasa de piedra y cal en perfecto estado de conservación, así como unos forjados tradicionales de volta catalana que son el mayor valor de la estructura.

IMPLANTACIÓN

 

La vivienda a rehabilitar se encuentra en el centro del casco antiguo de Vilassar de Dalt, inserida en una trama urbana de calles estrechas y viviendas entre medianeras de construcción tradicional. La vivienda dispone de una fachada principal que da a la calle con orientación sur y de un patio trasero que se abre a la manzana interior de la isla.

Esta implantación comporta una serie de limitaciones a nivel funcional de entrada de maquinaria de obra debido a la estrechez de las calles con ángulos de giro superiores a 90 grados.

Durante la revisión de la normativa se observa una peculiaridad y es que, pese a tratarse de una alineación a vial que se rige por una profundidad edificable, en este caso de 13m, se establece una superficie ocupable en el patio de 12m2 extras, una característica que se decide aprovechar para generar una extensión en forma de galería bioclimática.

 

PROGRAMA

 

Pese a que la vivienda inicial constaba de dos plantas, para encajar el programa decidimos aprovechar al máximo la superficie edificable elevando una tercera planta

El acceso a la vivienda se realiza desde la planta baja directamente desde la calle desde donde se realiza un recorrido longitudinal que finaliza en el patio trasero exterior a través de una secuencia de espacios de día: un primer vestíbulo que se abre a un espacio que comprende comedor y cocina, una zona de aseo almacenamiento junto a un núcleo de comunicaciones vertical que da acceso al resto de plantas y una última franja que alberga una amplia zona de estar, que consigue por una proporción cuadrada generosa al eliminar la necesidad de superficie destinada a circulación que se agrupa en el centro de la planta.

La zona de estar se conecta y extiende hacia la galería bioclimática de uso polivalente; y a continuación una zona pavimentada al aire libre, que funciona como primera franja del patio ajardinado.

Seguimos el programa hacia la planta primera que aprovecha el acceso de la escalera para generar una doble altura que funciona como espacio bisagra y resuelve circulaciones. Aquí encontramos un baño completo y tres habitaciones que se disponen a ambos lados: una habitación doble y dos individuales a doble altura, que a su vez permiten flexibilizar los usos al poder transformarse en espacio de estudio.

Por último, la planta ático se transforma completamente mediante una operación de abertura de la cubierta, que genera un amplio espacio de terraza en el que se ubica un espacio de actividades en familia, estudio y teletrabajo.

ESTRATEGIA BIOCLIMÁTICA

 

En una vivienda pre-existente entre medianeras con una tipología propia de una época en la que los muros debían ser opacos y cerrados para reducir las pérdidas energéticas, el reto bioclimático se centra en conseguir introducir el máximo sol en la vivienda para poder calentarla en invierno de forma natural.

Para ello, se dispone una galería bioclimática en toda la fachada sur de planta baja que permita pretratar el aire antes de introducirlo en la vivienda. Además, se diseña una estructura acristalada a lo largo de toda la fachada en la planta primera que aprovechará la elevada inercia térmica de la construcción tradicional del ancho muro de piedra para hacerlo funcionar como muro trombe.

Un muro trombe consiste en un muro orientado a la captación solar construido con materiales que acumulan calor gracias a su masa térmica y que, en combinación con un espacio de aire y un cerramiento acristalado, calienta el aire por efecto invernadero. A través de una serie de aberturas practicables tanto en el muro como en el cerramiento, genera una serie de ventilaciones que funcionan como un colector solar térmico y permiten amortiguar los cambios de temperatura entre el día y la noche durante todo el año.

Por otro lado, la voluntad de captar al máximo la radiación solar gracias a la galería y muro trombe se acompaña de una operación de deconstrucción de la ladera sur de la cubierta existente. Esto genera una abertura que, en combinación con el atrio central de la vivienda, permite hacer llegar luz y asoleo directo a todas las habitaciones orientadas a norte.

A nivel bioclimático, además de conseguir calor, debemos ser capaces de protegernos del sol y refrescar la vivienda en los meses cálidos de verano, para ellos, se disponen carpinterías acristaladas en forma de tarjetas superiores en la orientación norte de las habitaciones que garantizan la ventilación cruzada durante la noche.

 

Funcionamiento en invierno.

En invierno, se cierran todas las carpinterías de modo que la galería en planta baja, el acristalamiento del muro trombe en planta primera y el acristalamiento que cierra la terraza en la planta cubierta consiguen captar al máximo la radiación solar y almacenarla en los gruesos muros de piedra de la vivienda, especialmente el muro trombe con perfecta orientación a sur.

Así, el aire precalentado se incorpora a la vivienda garantizando una temperatura de confort tanto de día como de noche, cuando el calor acumulado se libera lentamente al interior.

 

Funcionamiento en verano.

En verano, los gruesos muros y en concreto el muro trombe a sur funcionan como una primera capa de protección del calor exterior. Las aberturas dispuestas en fachadas opuestas norte-sur, es decir fachada fría y caliente, permiten una ventilación cruzada en todas las estancias de la casa que disipa el calor refrescando el ambiente y regulando la humedad; garantizando el confort higrotérmico de la vivienda.

Además, se controla mediante secciones bioclimáticas la orientación de sol en verano para confirmar que no consiga llegar al interior de las estancias al incidir de forma más vertical. Esto protege estas estancias de la radiación directa y permite preservar el frescor que acumula la inercia del edificio durante la noche, manteniendo el ambiente a temperatura de confort a lo largo del día.

SISTEMA CONSTRUCTIVO

 

El sistema constructivo parte del respeto hacia las preexistencias al tratarse de una rehabilitación de una vivienda tradicional hecha a base de materiales locales como son los gruesos muros de carga de piedra y cal y los forjados de volta catalana.

Para ello, partimos de entender los sistemas constructivos que caracterizan esta zona del centro del Maresme, que en el caso de las viviendas entre medianeras funcionan de modo colaborativo, puesto que forjados entre viviendas contiguas compensan el empuje de la volta catalana del vecino

Con el objetivo de asegurar el edificio estructuralmente de manera autónoma, entendiendo que existe la posibilidad de que un edificio colindante desaparezca y que eso generaría una serie de patologías derivadas de la descompensación de empujes, se opta por un trabajo estructural de refuerzo de estas estructuras con el objetivo de desvincularlas de las vecinas. Esto se consigue a través de la consecución de una subestructura interna que refuerza las estructuras existentes y a su vez sujeta los nuevos forjados.

Estos nuevos forjados se diseñan de madera mediante sistema estructural de contralaminado de madera CLT, con el objetivo de reducir la huella ecológica del edificio. Además, se distribuyen una serie de pórticos intermedios de vigas de madera que se apoyan sobre unas pilastras de ladrillo cerámico.

De igual modo, la cubierta entera se substituye con el mismo sistema prefabricado de CLT, que permite solucionar los problemas de patologías de infiltraciones de agua de la cubierta existente de teja cerámica. Este nuevo refuerzo estructural se apoya sobre unas zapatas corridas de hormigón.

 

INSTALACIONES DE GENERACIÓN ACTIVA DE ENERGÍA

 

La demanda energética para calefacción y refrigeración queda prácticamente reducida a cero gracias a la implementación de los distintos sistemas pasivos de la arquitectura bioclimática, combinando los excepcionales muros preexistentes con una estructura muy respetuosa y de reducido impacto que trata de complementar y mejorar el funcionamiento del conjunto.

La reducida demanda energética restante consiste en la generación de agua caliente sanitaria y eventualmente calefacción en algunas estancias como baños donde el sol no incide para días puntuales de invierno.

En este sentido se utiliza tan solo una sencilla caldera de aerotérmia alimentada con energía solar y se instalan radiadores eléctricos que se activaran de forma puntual en baños según las necesidades puntuales.