REFORMA BIO EN LA CIUDAD

Ático en Gracia

ático en gracia cocina comedor

Esta reforma de un piso en el barrio de Gracia en Barcelona garantiza un ambiente interior sano libre de tóxicos, apostando por estrategias bioclimáticas de captación y ventilación cruzada y empleando materiales naturales con reducida huella de carbono.

Implantación

 

Cerca del Parc Güell y con acceso desde una agradable calle peatonal repleta de vegetación, encontramos un piso de los años ’70 cuyo punto fuerte es una amplia terraza en toda su fachada este y dos generosos patios de ventilación en su fachada opuesta.

El proyecto parte de una redistribución completa de la vivienda con claros criterios bioclimáticos y de salud a la hora de disponer las distintas estancias con el objetivo de garantizar una correcta captación solar, iluminación y ventilación natural así como control de niveles de humedad y de ruido.

Programa

 

El programa se trabaja por franjas, aprovechando la longitudinalidad de la terraza, un esquema que permite minimizar los espacios de circulación para aumentar la compacidad del conjunto, generando espacios más eficientes desde el punto de vista energético y económico.

Además, se lleva a cabo un estudio de geopatías, distinguiendo las sobrecargas de ondas geológicas provenientes del centro de la tierra, en las que se evita disponer cualquier zona de descanso.

La franja central, corresponde a los espacios interiores de día y las habitaciones, que se conectan con las distintas zonas de terraza como extensión del espacio interior. Así, la sala de estar y el comedor, situadas en el centro de la vivienda, se abren completamente a una zona exterior que permite doblar su superficie, mientras que las habitaciones a ambos lados en contacto con las medianeras acústicamente aisladas, disponen de terrazas más íntimas planteadas como espacios flexibles de juego, lectura, trabajo y ocio.

En contacto con el acceso y los patios de luz que se encuentran al otro lado de la vivienda, aparece una primera franja que resuelve servicios como baños, lavandería, cocina y despensa, pero también espacios de almacenamiento general asociados al vestíbulo o vestidores que funcionan como espacio bisagra entre la franja de servicios y los dormitorios, solucionando a la vez almacenaje, circulaciones y ventilación cruzada.

Estrategia bioclimática

 

Las estrategias pasivas, dadas las preexistencias de la vivienda, se concentran en la correcta distribución de los espacios aprovechando las entradas de luz y aire.

Al tratarse de una vivienda entre medianeras y consecuentemente compacta, asegurar la ventilación cruzada en todas las estancias se convierte en el punto más importante de la reforma asegurando un confort térmico en verano.

Es por eso que las aberturas en los patios de luz, opuestas a las de la terraza y por lo tanto perfectas para facilitar la generación de corrientes de aire por diferencia de temperatura entre fachada fría y cálida, no sirven únicamente a los baños más cercanos a ellas, sino que se distribuyen por toda la vivienda.

Siguiendo un esquema simétrico a ambos lados de la vivienda, las generosas aperturas ventilan directamente los espacios de almacenamiento-circulación que a su vez conectan con las estancias principales, de modo que reducen los paramentos a atravesar. De hecho, desde la cota superior de las puertas, se dispone una franja de ventilación, de modo que no es necesario dejar los pasos abiertos para que la circulación del aire se pueda dar, garantizando así una renovación constante del aire.

Todo ello se encuentra en contacto con la vegetación de la terraza, que además de regular la humedad y temperatura, también capta partículas nocivas presentes en el medio ambiente, filtrando el aire proveniente de la ciudad.

Además, se proponen unas galerías bioclimáticas en la terraza que funcionan como un cojín térmico en invierno gracias al efecto invernadero, que calienta el aire durante el día, manteniendo los dormitorios calientes al abrir las ventanas durante la noche. En verano, por el contrario, los acristalamientos se pueden abrir y funcionar como terrazas cubiertas, uniéndose si interesa al espacio central de terraza.

Estas galerías permiten también asegurar una renovación de aire sin pérdidas energéticas garantizando un ambiente interior saludable, mediante la eliminación de la acumulación de CO2, los tóxicos del ambiente y la regulación de la humedad y temperatura.

Sistema constructivo

 

La estructura existente no se modifica, por lo que se trata de un proyecto basado en la construcción en seco de tabiquería y trasdosados a base de placas de arcilla con marcos de madera, todo ello con un acabado de estucado de pasta de cal; a excepción de las zonas húmedas, que tienen un alicatado que garantiza su capacidad hidrófuga evitando productos que contengan químicos perjudiciales para la salud. Todas las carpinterías como puertas y ventanas son de madera, así como la mayoría de los muebles.

Con todo, las uniones mecánicas que caracterizan la construcción en seco, permiten una mayor posibilidad de desmontaje y reciclado de los distintos materiales naturales que componen esta reforma de mínimo impacto, por su baja huella ecológica y la posibilidad de reaprovechar la materia prima al final de su vida útil siguiendo las premisas de la economía circular.

 

Instalaciones activas

 

Una vez reducida la necesidad de aporte energético gracias a las distintas estrategias pasivas, la reducida demanda restante para calentar agua caliente sanitaria se lleva a cabo mediante un sistema de aerotermia que consiste en una bomba de calor que transforma la energía calorífica del ambiente, por lo que se trata de una fuente de energía completamente renovable.

A nivel de calefacción, se elimina la preexistente instalación de gas, un combustible fósil altamente contaminante, y se realiza simplemente una previsión para la instalación de radiadores eléctricos que no llegaran a instalarse a no ser que la familia lo considere necesario por cuestiones de confort. Esto se debe a que por los cálculos climáticos se confía en que o bien no será necesario ningún sistema activo de calefacción, o solamente de manera puntual durante los picos de frío en invierno.

Para enfatizar la ventilación cruzada, se disponen una serie de ventiladores de madera en cada una de las estancias de vida a lo largo de la franja que conecta con la terraza. Estos ventiladores ayudan además a desestratificar el aire caliente que se acumula en cotas superiores.