Comunidad de vida

18 viviendas en Teià

18 viviendas en Teià

TERCER PREMIO CONCURSO DEL INCASÒL DE 18 VIVIENDAS SOSTENIBLES Y EFICIENTES EN TEIÀ EN LA COMARCA DEL MARESME.

 

El emplazamiento de la propuesta se encuentra en la zona sur del municipio de Teià en conexión con la Riera de Teià, que funciona como eje vertebrador del centro urbano, aglutinando comercio, servicios y equipamientos públicos, todo ello muy cerca de la playa del Masnou.

 

IMPLANTACIÓN

La parcela consta de cierta pendiente, por lo que se aprovecha esta característica topográfica para generar un desencaje en altura del edificio, generando así dos volúmenes ubicados en distintas cotas. Estos dos volúmenes se articulan a través de un núcleo central que conecta los dos patios bioclimáticos inscritos en cada uno de ellos, buscando la adaptación tipológica de un barrio de edificios entre medianeras de medidas reducidas.

Las circulaciones se realizan a través de este punto de unión entre ambos volúmenes, con una diferencia de altura de media planta que facilita el acceso a todas las viviendas y permite la conexión visual entre atrios. Este esquema genera un anillo interior de servicios que permite liberar la fachada exterior, permitiendo prolongar la zona de día hacia el espacio exterior mediante una serie de balcones corridos que se suman a la zona de día.

 

PROGRAMA

El proyecto está impulsado por el programa de Vivienda de Alquiler Asequible de la Generalitat de Catalunya, cuyo objetivo consiste en incrementar la oferta de vivienda asequible, dando respuesta al máximo número de tipologías de núcleos familiares posibles.

Así, el esquema del proyecto resuelve cinco tipologías de vivienda de 3 o 4 personas, generando un total de 18 viviendas, 12 viviendas de 4 personas y 6 viviendas de 3 personas, todas ellas con una plaza de aparcamiento asociado que se encuentra en planta sótano. El acceso peatonal del edificio se hace a través de la calle de Josep Puigoriol, mientras que coches, bicicletas y peatones acceden al aparcamiento por el Paseo de la Riera. El aparcamiento se distribuye en dos medias plantas para optimizar costes y está dotado de ventilación e iluminación naturales.

La tipología de vivienda sigue un esquema común, que agrupa las zonas de día como salón, comedor y cocina con un diseño inclusivo, vinculándolas con las terrazas exteriores. Se genera por lo tanto una franja en fachada que comprende los espacios de comedor y estar, en la que se encuentran también los dormitorios en contacto con el exterior. Por otro lado, se establece una franja de servicios conectada con los patios que permite disponer no solo baños y cocinas, sino también generar un espacio de limpieza de ropa exterior vinculado al patio, enfatizando las dinámicas de relación comunitaria.

Tanto el espacio amplio de zonas comunes como la relación entre la sala principal y las habitaciones, permite que la distribución interior resulte adaptable a lo largo del ciclo de vida del edificio.

 

ESTRATEGIA BIOCLIMÁTICA

La estrategia bioclimática se basa en la generación de dos fachadas para cada vivienda, una exterior y la otra hacia el atrio bioclimático que funciona como regulador térmico. El esquema de disposición de viviendas entre los generosos patios bioclimáticos interiores y las terrazas, hacen que la ventilación cruzada sea posible en todas las estancias.

En verano, esta ventilación constante permite regular la temperatura y humedad, renovar el aire y minimizar la presencia de tóxicos en espacios interiores. Esta estrategia sumada a las protecciones solares de las estancias que dan al exterior, persianas enrollables y tendales, y los aleros de las terrazas, que permiten la incidencia solar en invierno pero la evitan en verano, garantiza un ambiente interior saludable y confortable.

El edificio tiene un diseño muy compacto que permitirá una menor pérdida térmica a través de la envolvente en invierno. La distribución del anillo de servicios en conexión con los patios bioclimáticos funciona en invierno como un cojín térmico, los atrios bioclimáticos almacenan calor durante el día de invierno mediante el efecto invernadero, permitiendo incorporarlo a los espacios interiores por la noche, mejorando así la calidad del aire, humedad y temperatura de las viviendas.

El aislamiento se lleva a cabo con un sistema SATE, que se materializa con paneles rígidos de fibra de madera, acabados con un revoco de cal, por lo que se trata de materiales transpirables.

 

SISTEMA CONSTRUCTIVO

La estructura del edificio se resuelve con un sistema prefabricado de madera CLT, formado por elementos verticales, anillo interior, atrio, anillo exterior y fachada que arriostra todo el edificio. Se trata de un sistema que permite una rápida ejecución debido a su alto grado de prefabricación, garantizando un mayor control de los detalles constructivos y una elevada hermeticidad al incorporar encintado en la construcción en seco. El empleo de materiales naturales garantiza la eficiencia y salud de las viviendas a la vez que reducen la huella de carbono, los puentes térmicos y evitan posibles condensaciones.

La planta sótano se ejecuta con elementos de hormigón con áridos reciclados y máxima prefabricación para un montaje rápido, económico y con elementos desmontables. Así, ambos sistemas constructivos prefabricados permiten una reutilización y reducción del impacto ambiental en las fases de desmantelamiento.

 

INSTALACIONES

Una vez reducida al máximo la demanda energética gracias a estrategias pasivas, se plantea la instalación de sistemas activos altamente eficientes.

Para el ACS, se instala un sistema individualizado para cada vivienda, formado por una bomba de calor y un acumulador. Se optimiza el sistema introduciendo aire del atrio para mejorar el rendimiento de la bomba de calor. En invierno, la extracción del aire frío se lleva a cabo a través de la cubierta y en verano se introduce en el interior de la vivienda aire fresco, reduciendo la demanda de refrigeración.

En invierno, la ventilación de las viviendas se realiza a través del atrio en función de la demanda, mediante la instalación de sensores de CO2 que permiten reducir las pérdidas por ventilación. Para la baja necesidad de calefacción, se deja una preinstalación eléctrica para posibilitar una futura instalación de radiadores.

En verano, se instalan ventiladores para las horas de máxima calor en las estancias principales. En espacios de servicio como baños y cocina se instala un sistema de extracción con sensor de CO2.