CONSCIENCIA Y SUFICIENCIA

Casa en La Creu

Casa en La Creu fachada

La mayoría de las familias que llegan a nuestro estudio son personas con una elevada consciencia ecológica que han decidido llevar a cabo UN refugio de vida en armonía con el planeta y desde la perspectiva de la salud y el bienestar, pero en este caso, además, la familia partía con la ventaja de dedicarse profesionalmente al campo de la salud holística humana y buscaba un equipo con unos estándares de elevado rigor en relación a la salud del hogar.

Se trata de una familia de madre e hijo que han decidido cambiar un piso en Barcelona por un terreno en plena montaña con excepcionales vistas y rodeado de vegetación en una pequeña comunidad a poca distancia de la ciudad que les permite mantener su círculo de amigos y vida laboral sin renunciar a una calidad de vida en un entorno natural.

IMPLANTACIÓN

 

El proyecto se implanta en una parcela en la Sierra del Ordal a pocos kilómetros de la ciudad de Barcelona y a unos 500 metros sobre el nivel del mar. Así, aun siendo calificado como clima mediterráneo deberemos tener en cuenta en los estudios climáticos unas temperaturas más frescas debido a la altitud a la que se sitúa la parcela.

La parcela se encuentra limpia de vegetación y árboles y dispone de una pendiente regular y moderada con buenas condiciones de acceso.

En base a estas premisas se plantea un volumen muy sencillo que busca captar la máxima orientación solar en la dirección perpendicular a la pendiente y que respete al máximo el terreno existente, eliminando la necesidad de realizar grandes movimientos y contención de tierras. Esta disposición genera un pequeño terraplén que permite disfrutar del espacio exterior a la vez que resuelve el desnivel acumulado de la parcela de forma que conseguimos situar la mayor parte del programa a la misma cota.

El acceso se plantea desde la planta sótano que contiene las tierras de los niveles superiores generando unos muros en forma de L que no sólo resuelven la implantación topográfica, sino que delimitan un espacio a modo de zócalo de la construcción y reduciendo su impacto visual.

A partir de este nivel se plantea una única planta principal que contiene la mayor parte de programa de día y de noche de la vivienda y desde donde se accede a un segundo nivel que acoge un espacio independiente que bien puede ser utilizado como habitación o estudio.

 

PROGRAMA

 

La familia que habitará la vivienda está compuesta por una madre y su hijo adolescente por lo que se busca cierta independencia para cada una de las personas que habitan la casa, así el programa evita cualquier tipo de jerarquía en el ámbito de los dormitorios, apostando por dos habitaciones similares con baño propio así como una tercera habitación polivalente que pueda funcionar como estudio, zona de teletrabajo o habitación extra para familiares o amigos.

Las dos habitaciones principales se sitúan en plantas diferentes garantizando una mayor independencia, a la vez que se conectan a través de un atrio vertical, que dota al proyecto de una calidez lumínica y espacial excepcional a la vez que resuelve de forma efectiva las condiciones de confort de distintas áreas de la vivienda mediante una solución bioclimática habitual en todos nuestros proyectos.

Este espacio a doble altura acoge el núcleo de comunicaciones vertical y funciona como una bisagra entre espacios de día y de noche, permitiendo sumar o independizar espacios.

Dado el interés del hijo por la cocina, una pasión que tiene la voluntad de convertirla en su profesión, la cocina y sus espacios auxiliares de despensa toman un papel prioritario tanto a nivel funcional como de ocupación en el esquema de la planta baja.

En el espacio exterior, se repite y adapta este programa al contar con un espacio de cocina exterior acompañado por un huerto, promoviendo un modelo de consumo más sostenible y una mayor calidad alimentaria a través de los principios del regenerativismo.

 

ESTRATEGIA BIOCLIMÁTICA

 

La posición de la vivienda en el terreno busca orientar la fachada principal a sur de forma que se consigue la mayor captación solar en invierno pero quedando protegida por un voladizo y pérgola en verano para evitar el sobrecalentamiento durante los meses cálidos.

Además, el atrio que conecta ambas plantas sirve para potenciar la captación solar y precalentar aire antes de pasarlo a los dormitorios y zonas comunes, adaptando así la estrategia bioclimática a las distintas estaciones y permitiendo a la vez la introducción de luz y ventilación natural a través de un espacio vivo y cambiante que regula buena parte del confort de la vivienda.

 

Funcionamiento en invierno.

En invierno, tanto el atrio acristalado como todas las carpinterías perfectamente orientadas a sur de la fachada principal de la planta baja, permiten suficiente captación como para reducir al máximo la demanda energética y permitirnos prescindir de la instalación de calefacción activa.

Por la noche, se abren los ventanales practicables del atrio a los dormitorios para permitir la entrada de aire caliente que mantendrá una temperatura adecuada para conciliar el sueño.

En la fachada norte, disponemos una serie de espacios de servicio que funcionan como amortiguadores térmicos, reduciendo las pérdidas energéticas a través de la fachada más fría de la vivienda.

 

Funcionamiento en verano.

En verano, se cuenta con un alero longitudinal a lo largo de toda la fachada sur de la planta baja con un ancho de 1,2 m, rigurosamente dimensionado para adaptarse a la distinta inclinación de los rayos del sol entre estaciones, permitiendo la exposición a la radiación en invierno, cuando el sol cae más bajo, pero protegiendo completamente del sol en verano.

Los mismos espacios de servicio que funcionan como amortiguadores térmicos en la fachada norte, disponen de una aberturas que permiten asegurar una ventilación cruzada efectiva y natural en verano, gracias a la diferencia de temperatura entre ambas caras norte y sur del edificio, que generan una diferencia de presión que propicia una corriente de aire natural que permite refrescar las estancias principales de forma natural. Este hecho viene determinado por una superficie de un ancho no superior a 9 metros que facilita la circulación del aire a través de toda la planta.

 

SISTEMA CONSTRUCTIVO

 

La estructura principal del edificio, planta baja y planta primera, consiste en una estructura de entramado ligero de madera –balloon frame- sobre la que se apoya un forjado y una cubierta de madera estructural CLT.

Se trata de un sistema constructivo prefabricado que resuelve espacios de vida completos con un único biomaterial, la madera. Esto facilita su montaje, la resolución de detalles constructivos complejos con mayor precisión pero también la posibilidad de un futuro desmontaje y reaprovechamiento de los materiales, siguiendo las premisas de la economía circular.

Para la resolución del zócalo y los muros de contención, se emplean muros de hormigón in situ pero también muros de rocalla, un sistema que emplea rocas de la misma parcela o parcelas cercanas y resuelve mediante la gravedad los desniveles exteriores. A nivel paisajístico permite una integración completa del conjunto en su entorno gracias a un acabado que combina una técnica tradicional que utiliza materiales locales sin mayor impacto medioambiental.

El conjunto se acaba con una fachada compuesta por paneles de corcho vistos, un material que funciona como aislamiento térmico excepcional y que protege a la perfección la estructura interior de madera, gracias a su condición de material impermeable, ignífugo, resistente a las inclemencias climáticas, al ataque de insectos, a la abrasión y que además dispone de garantía de por vida siendo recuperable y reutilizable al final de su vida útil y con una huella ecológica negativa.

 

INSTALACIONES DE GENERACIÓN DE ENERGÍA

 

Una vez reducida al máximo la demanda energética a través de estrategias bioclimáticas, se diseña una instalación de generación activa de energía basada en el uso de energías renovables. Se planea una instalación de placas fotovoltaicas para generar electricidad y un sistema de aerotermia para la producción de agua caliente. Además, se realiza una previsión de instalación de radiadores eléctricos de baja emisividad que se llevarán a cabo o no en función del estudio de demanda energética.

Se lleva a cabo también el diseño de una instalación eléctrica biocompatible evitando la presencia de campos electromagnéticos en toda la vivienda y asegurando el bienestar y la total desconexión de redes alámbricas e inalámbricas especialmente durante las horas de descanso.

 

GESTIÓN DE AGUA

 

Con el objetivo de minimizar el consumo de recursos hídricos y consecuentemente el impacto de la vivienda a lo largo de su vida útil, y en base a la constatación de que la pluviometría se reduce año tras año, se diseña un sistema de tratamiento de aguas grises. La idea es que la casa reutilice los recursos que genera y que, por lo tanto, estas aguas grises se puedan reutilizar tras su filtrado, tanto en inodoros como riego. Además, se cuenta con una piscina exterior que será naturalizada, una solución ecológica que permite el filtrado natural del agua gracias a la presencia de plantas, contribuyendo a la regeneración del ecosistema y el aumento de la biodiversidad.